Testimonio Astrid Junguito

Afortunadamente a su vida llego el medico Alberto Arévalo, quien, asegura Astrid, tiene manos de ángel, pues con una cirugía plástica le ayudo en con su problema y de paso la rejuveneció. “ Me dio toda la confianza del mundo para ponerle la cara, cosa que no se puede hacer con cualquier persona.

He visto muchos espejos en mis compañeras, a las que les cambian las facciones y les dañan el rostro y ya nada se puede hacer. No me da pena contar lo que me hice porque vivo de mi imagen, y cuanto mejor este uno, mejor le va en el medio, y además subí mi autoestima.

El me arreglo la cara.”

Give a Reply

Ir a la barra de herramientas